Inmortal Love
¿Crees que todo ha acabado luego de Amanecer? Pues estas muy equivocado, la historia sigue su rumbo en Inmortal Love, en donde encontraras a los personajes que tanto queremos o podras hacer uno que amaras tu.
¡Te estamos esperando!
¡Te aseguramos que la pasaras genial!
Staff Administrativo IL
[P.D: La totalidad del foro se ve al registrarse]
Conectarse

Recuperar mi contraseña

Copyright®
Copyright® Todas las imágenes, creaciones graficas, historias y derivados de las mismas y sus respectivos usuarios están sujetos a una licencia copyright®, la cual está a nombre del Staff Administrativo. Cualquier copia o distribución ilegitima de estas será denunciada a foroactivo inmediatamente Licencia de Creative Commons
Inmortal Love by Staff Administrativo is licensed under a Creative Commons Attribution-NonCommercial-NoDerivs 3.0 Unported License.
Based on a work at inmortallove.twilight-vampire.com.
Foro Hermano
Staff Admin
PlayList


¿Quién está en línea?
En total hay 1 usuario en línea: 0 Registrados, 0 Ocultos y 1 Invitado

Ninguno

[ Ver toda la lista ]


La mayor cantidad de usuarios en línea fue 10 el Sáb Jun 05, 2010 10:42 pm.
Últimos temas
» Registro de Avatar
Sáb Ago 28, 2010 10:26 am por Nella Ross

» Historia del Rol
Vie Ago 27, 2010 3:13 am por Isabella M. Swan

» Nella Ross
Mar Ago 24, 2010 9:04 am por Isabella M. Swan

» Nella Relationships
Mar Ago 24, 2010 8:34 am por Nella Ross

» Diversión (Libre)
Mar Ago 24, 2010 8:05 am por Nella Ross

» El foro se RENUEVA
Jue Ago 12, 2010 8:14 pm por Isabella M. Swan

» Lista de miembros Activos [Entrar plise]~
Jue Ago 12, 2010 8:03 pm por Isabella M. Swan

» Nuevos planes (Vulturis)
Dom Jul 25, 2010 10:47 am por Riley Vulturi

» Wanda Stryder
Sáb Jul 24, 2010 10:18 pm por Isabella M. Swan


Un Nuevo amor

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

Un Nuevo amor

Mensaje por Isabella M. Swan el Miér Jun 16, 2010 10:16 pm

Un nuevo amor.
By: Isabella M. Swan
Prefacio.
Era un día tranquilo, siempre había pensado en que nada iba a ocurrir en mi vida, nada interesante, nada nuevo, siempre analice mi vida como algo fuera de lo común, como si nada interesante pudiera pasar en mi absurda y aburrida existencia, pero algo paso, todo cambio drásticamente de un momento a otro; cuando apareció el en mi vida.
Una persona como yo no requiere grandes emociones en su vida para ser feliz; pero él me hizo desear emociones que nunca antes había deseado tener, el me hizo querer arriesgarme a una expulsión, el me hizo querer arriesgarme ciegamente a un amor con él, a una relación.
Nunca antes había considerado la posibilidad remota de una relación con alguien como él, digo, siempre había tenido muchos novios, pero ninguno como él, el era en concreto todo lo contrario de mis novios, el era diferente a mí, el era mi complemento perfecto, el simplemente era alguien que servía para mi, el era alguien que yo deseaba a mi lado, desde el fondo de mi corazón, pero ahora, todo ha cambiado, me he ido por otro camino, y así comienza la historia, del cómo llegamos a esto.
Capitulo uno.
Cuando te conocí.
Era una mañana normal, en relatividad, la clase estaba comenzado, un nuevo curso se hacía presente, y mi curso, 4ºB estaba en la lista de los mejores del liceo, algo que aburría un poco, nuestros profesores aun no eran presentados, y tampoco nuestro profesor jefe, en la entrada vi a mi mejor amiga en ese liceo, Luna, un chica más pequeña que yo, de cabello corto y ojos oscuros, le saludé con la mano, sonriente sin razón, como siempre, no era que realmente necesitara una razón pero aun así era importante; ella me saludo con una “V” con sus dedos, reí y cuando estuve cerca de ella pare de reír y sonreí.
-¿Amor y paz?- pregunte sonriente, con gracia.
- ¡Oh yeah!- dijo, yo sonreí, mientras miraba donde se ubicaba mi curso, me acomode la mochila en el hombro, mochila rosa, la inspectora se acerco a nosotras y yo la mire fijamente, luego sonreí.
- Buen día Madame- salude cortes, mientras ella me miraba seria.
- Señorita, ¿y su corbatín?- pregunto yo sonreí, y saque el “corbatín” de la mochila y se lo mostré.
- Aquí madame- dije, ella asintió y se marcho mire a luna, estaba con polera, suertuda- Fraude- mencione suspirando- bien Lunis, me voy a mi curso- suspire y me despedí caminando hacia donde estaba mi curso; todos voltearon a verme, yo sonreí falsamente y todos dejaron de verme, mientras me iba hacia la primera fila de sillas del lugar que ocupaba el “4ºB” y me senté mirando todo lo que me rodeaba, mire a mis compañeros, hablando de cosas triviales; les mire con una pequeña sonrisa, y luego volví mi mirada adelante, viendo a un profesor nuevo, que se encontraba entre mi ex profesora jefe, y el director, alce una ceja pero no formule ningún tipo de exclamación ni similares, simplemente me quede mirándolo, tenía un rostro sereno, algo de barba, hice una mueca, y una piel morena, cabello negro; corto; y ojos oscuros, traía puesta la bata típica blanca del liceo, se notaba a leguas que era nuevo, se veía mucho más joven que cualquiera de los de ahí.
Deje de observarlo para mirar a los demás profesores, uno de ellos llamo mi atención, sonreí de medio lado al verlo ahí de nuevo, a mi profesor favorito, me levante, dejando mi bolso ahí, sabía que nadie lo tocaría, y fui hacia mi profesor, con apariencia inocente, el me miro y yo sonreí de lado, luego me adelante, camine hacia la subida de las escaleras, y luego mire el “sótano” y sonreí, baje las escaleras con cuidado y entre al aula de profesores, estaba toda oscuras, pues las ventanas estaban cerradas, y todo estaba en absoluta oscuridad; oí como la puerta se abría y gire nuevamente el breve rayo de luz se apago, pero pude ver el rostro de mi acompañante, sonreí mientras sentía sus pasos acercarse, y sus labios atrapar los míos en un suave beso, sonreí cuando se separo de mi, y le pase las manos por el cuello.
- Te extrañe- dije susurrante, sentí sus labios sobre los míos de nuevo, y sonreí en el beso, luego se separo.
- Y yo a ti, estos meses han sido una soberana mierda sin ti a mi lado- sonreí ante sus palabras, siempre tan “educado” para hablar, jamás cambiaria.
- Siempre con tan buenas palabras amor- dije sonriendo, sentí el leve rose de sus labios y sonreí de lado.
- Te amo, pero sabes que siempre utilizo mi “refinado” vocabulario- dijo con cierta ironía lo último, yo le bese los labios con ternura, un leve roce apenas, teníamos poco tiempo, aun con los brazos en su cuello sonreí juntando mi frente con la suya.
- Te amo- susurre cerca de sus labios, el los junto por mi y muy a mi pesar me separe de él suavemente, me deshice de la cadena que formaban mis brazos por su cuello y me separe de él, yendo hacia la puerta.
- Te amo- escuche antes de salir, sonreí y le lance un beso con la mano.
- Yo igual te amo amor- susurre con una sonrisa, y subí, el acto aun no había comenzado, asique estaba a tiempo me fui a mi silla, sintiendo todas las miradas sobre mí, ignore el hecho y preste mi atención al director, que ya comenzaba a hablar.

El discurso fue preciso, sin excederse, pero tampoco dejando detalles importantes atrás, fue un típico discurso del director, dando la bienvenida al nuevo año, hablando de lo que ocurrió en las vacaciones, etc. Nada muy interesante, a decir verdad, pero todos estábamos obligados a escucharlo; luego del discurso paso adelante un nuevo profesor, alce una ceja, a este no le reconocía, ni tampoco me llamaba la atención conocerlo. Mire a mi alrededor, mis compañeros cuchicheaban cosas sin importancia, mientras yo me encogía de hombros; no tenían remedio.
El nuevo profesor empezó a hablar y mire a mi compañero de al lado; era Camilo, un compañero y amigo, algo creído, pero buen amigo, y un tanto amanerado cuando quería, aunque a nadie le importaba, todos los hombres del curso eran algo amanerados. Aunque fuera solo por molestar, lo eran, y ese era el punto, sonreí, mientras le hacia una “V” con mis dedos y volvía mi mirada al nuevo profesor, iba a estar a cargo de el patio, osea, no era un profesor, si no un inspector; negué con la cabeza, que aburrido era. Luego de que se bajara el “inspector” subió mi más querido profe, sonreí tiernamente mientras escuchaba todo lo que decía, con más atención de la común, quería saber si estaba a cargo de nosotros, para mi desgracia no era así. Suspire al oír su “veredicto” en cuanto a mi curso, el no nos tomaría ese año; sino que tomaría al séptimo, mire con odio a los “pendejitos” que estaban a un lado de mi curso, que odiosos eran, el no soportaría mucho tiempo, era obvio, lo conocía como la palma de mi mano, y sabia que no soportaría ni media hora con esos pendejos, con su carácter no lo haría. Sonreí cuando pasó por mi lado, el solo me miro con un brillo de diversión en sus ojos amatistas; ¿A que jugábamos ahora?; ¿a ver cuando Madison se harta y le grita a todo el mundo que está enamorada de un profesor?; si era ese juego el ganaría por mucho, si él me lo hubiera pedido podría haber gritado de una sola vez que lo amaba en pleno acto, pero no lo hizo, mas no obstante siguió con su brillo de diversión en los ojos, alce una ceja, si me explicara el juego podría jugar, pero él no lo hacía, nunca lo comprendería. Sonreí de igual forma ignorando el hecho. Volví mi mirada al escuchar una nueva voz y vi al profesor que antes había estado sentado entre mi ex profesora jefe y el director, alce una ceja; y puse atención a sus palabras, a mitad de estas mi corazón dio un salto; ¡¿Cómo que él se haría cargo de nosotros?!
Me levante iracunda, y todas las miradas se posaron en mi, fui hacia el escenario, tenía todo el derecho de hacer la escena que se me placiera, mire con mis ojos llenos de furia, el profesor ni se inmuto, luego gire hacia el director y alce una ceja enojada; me cruce de brazos enojada, mirando al profesor con furia, todos sabias que era hija del director, y que podía hacer lo que se me llevara en gana, me pare frente a mi padre y le mire mal, el alzo una ceja mirándome algo divertido, el no sabía nada de lo que ocurría en ese maldito colegio, ni tampoco pensaba decírselo alguna vez de mi vida. Mi padre se paro y alzo su mano, yo le mire feo, ¡¿Cómo se atrevía?!
Me gire para irme de ahí, pero la mano de alguien me detuvo, era mi novio, el profe de matemáticas, sonreí, y le mire, el me sonrió de una forma que solo yo sabía que era una sonrisa, luego respire profundamente, tratando de relajarme, le mire a los ojos, aquellos ojos que me enamoraron desde el principio, sus preciosos ojos amatistas, sonreí, aquellos ojos me relajaban tanto…Luego me solté de su mano y mire a mi padre.
- Estás loco padre- dije girando.
Yendo hacia la sala de profesores, escuche la voz de mi querido profesor, diciendo que él me controlaría, que el hablaría conmigo, cuando estuve en la sala de profesores cerré la puerta con furia, mientras ocultaba mi rostro para soltar pequeñas lagrimas de furia, sentí la puerta abrirse, pero no mire nada, estaba enfrascada en mis pensamientos
- Madison- escuche la voz de él, suspire.
- Lo siento, Christopher- susurre apesumbrada- pero es que mi padre jamás me había hecho esto- sentí sus brazos rodearme con ternura, oculte mi rostro en su pecho. Dejando que las lágrimas de furia salieran libres, paso su mano por mi espalda, tranquilizándome.
- Tranquila Madie, sabes que esto no influirá en nada, tu eres mía, y yo soy tuyo, tu padre no nos pude separar, simplemente no puede- su beso fue dulce, esperando una respuesta dulce, que yo di, le correspondí dulcemente, con ternura infinita e innata, le amaba, y siempre era dulce con él, siempre, el era la única persona a la que no le podía negar absolutamente nada.
- Te amo Cris- susurre con amor, sonriendo mientras estaba a solo centímetros de sus labios, nuestros rostros, nuestras expresiones, eran la fotografía perfecta, simplemente perfecta. Cuando nos separamos una sonrisa adornaba mi rostro, apoyé mi cabeza en su hombro, sonriendo.
- Yo también te amo mi amor- escuche la voz de Cris, sonreí.
- Me alegra mi amor- sonreí, mientras le miraba a los ojos, y sonreí al ver su expresión.
- Estoy bien- dije sonriendo, el cambio su expresión, sonriéndome, y yo me sentí privilegiada, era la única persona en el mundo que obtenía esas sonrisas de él, las otras sonrisas eran amargas, y eran para su familia. Le bese en los labios suavemente, con una sonrisa en mis labios.
Cuando nos separamos le abrace con amor, mucho amor, pero sin fuerza, no tenia había que reconocerlo, sonreí mientras le miraba, su mirada me tranquilizaba, escuche el anuncio de mi padre para que todos los cursos subieran a sus salas, luego el vendría a vernos, y era mejor que no estuviera ahí, sonreí tiernamente, mientras me desasía del abrazo que nos juntaba y le sonreí, dándole el último beso y me fui a mi salón.
Ahí mire a todos con tranquilidad, los cuchicheos sobre mi escena llenaban el lugar, sonreí con superioridad; mientras me paraba enfrente de ellos con mi sonrisita.
- ¿Algún problema, imbéciles?- pregunte con ironía, nadie se atrevió a decir nada, gire y me fui a mi puesto- tengo el derecho de hacer los Show que quiera- mencione al profesor, a quien ni siquiera había saludado, este me miro con reprobación, yo solo me encogí de hombros. Mi padre se asomo por la puerta, todos incluyendo a profesor se levantaron, pero yo me quede sentado con los brazos cruzados por mi pecho, mi compañero de banco, Jake, me hizo una seña pero yo negué con la cabeza, no me iba a parar para saludar a mi padre.
- Señorita- su voz fue aguda, reconocí el timbre de voz del profesor, yo le mire, ni me inmute ante su mirada, me encogí de hombros descaradamente, como si fuera la inocente en el juicio.
- ¿Qué?- pregunte con descaro, el carraspeo de mi padre me obligo a dar vuelta mi mirada hacia el, sus manos juntas eran signo de una gran conversación, pero no me intereso, vi su gesto inquisitivo y aun así le ignore.
- ¿Qué quieres, padre?- pregunte sin mirarlo, perdiendo mi mirada en cualquier lugar del espacio infinito.
- Hablar- fue su única palabra, yo me levante; Jake se corrió enseguida para que yo pudiera pasar, me pare enfrente de mi padre, mirándolo desafiante, siendo consciente de que la mirada de todos estaban puestas en mi, ignore el hecho con descaro, ignorándole completamente.
Mire a los inútiles de mis compañeros, todos eran inútiles, aunque había excepciones, como Staicy, Ashley, Jake y Daniel, mi “grupo de amigos”, que en realidad eran mis seguidores personales, algo un poco tonto, pero sin ninguna objeción de su parte ni de la mía, me agradaba tenerlos para cuando los necesitaba. Aunque sin duda mi mejor amiga era Staicy, y de los hombres, Daniel, mi ex novio, al igual que con Jake, ellos habían sido una parte demasiado especial en mi vida, y Staicy con Ashley eran mis ex novias, <<siempre sumisa>> era mi lema. Mis novias habían sido la excepción de mi vida, únicas mujeres con las que había estado, y se había convertido en mis mejores amigas, aunque claro, Staicy era la más importante de ellas, porque simplemente era ella. Ella había sido la primera mujer con la que había estado, y eso fue a los diez años, cuando me había dado cuenta que me atraían ambos sexos, nunca vi eso como un problema, me agradaba ser diferente a lo típico, no había nada peor que la monotonía. Mi padre carraspeó y yo le mire por fin, viendo su mirada, alce una mano y señale con la misma a Staicy, Jake, Daniel y Ashley; indicando que ellos irían conmigo, o no iría, asentí y mire a mis amigos, estos asintieron y fueron enseguida a mi lado, sonreí cuando ya estuvieron a mi lado, Staicy se ubico en mi lado derecho, y Jake a mi izquierdo, Daniel a un lado de Staicy, y Ashley a un lado de Daniel, les sonreí y comenzamos a avanzar, era la reina de ese liceo, nadie osaba oponerse a mí, nadie; y todos lo sabíamos.
- ¿Y bien?- pregunte a mi padre una vez fuera de la sala, este mi miro, luego miro a mis acompañantes, y volvió a posar su mirada en mi, negué con la cabeza.
- Ellos vienen conmigo- dije simplemente, mirándolo desafiante, como para que se atreviera a negármelo, sabía que yo podía irme con mi madre, ellos estaban separados, y yo le había dicho a mi madre que deseaba quedarme en ese colegio para verlo, pero jamás había prometido un “hasta cuando”, mi madre me había conseguido un puesto en una academia de música en Londres, y yo muy feliz me podía ir para allá, pues Jake, Staicy, Daniel y Ashley, eran llamados muchas veces para escoger a quienes entraban a esa academia, y tenían un pase ilimitado para entrar o salir cuando desearan de esa academia, y todos los esperaban con ansias, para que volvieran.
- Bien- acepto, yo sonreí, aunque claro, aquella amenaza no la cumpliría, a menos que Cris se fuera conmigo. Asentí y fui bajando las escaleras con lentitud, sentía los pasos de todos atrás, pero mi mente la ocupaba otra cosa, extrañamente, no pensaba en nada más que en Cris. Sonreí con amargura, no sabía por qué Cris no era mi profesor jefe, pero sabía que no era bueno. Llegamos a la dirección, mi padre se sentó en su silla, había solo una silla para que el “citado” se sentara, suspire, me senté yo, y les indique a mis amigos que salieran, y me esperaran afuera, ellos asintieron y salieron, luego mire a mi padre.
- ¿Y bien?- inquirí, el me miro y negó con la cabeza.
- Hija- comenzó, yo gruñí- Madison- corrigió, sonreí- ¿Qué pasa entre el profesor Christopher y tú?- pregunto sin rodeos, yo alce una ceja, al menos el no sabía nada.
- Que va a pasar- le mire- ay padre- me queje- ¿Qué piensas que ocurre entre yo y el profesor?- pregunte inquisitiva, simulando no saber nada y estar indignada- el es un profesor, sabes que estoy con Jake- suspire fingidamente, en realidad, Jake era mi pareja oficial frente a todo el liceo, todos lo sabían, y aunque a Christopher no le gustaba, el era con quien yo fingía tener una relación.
- Lo se hija, pero es sospechoso- alce una ceja inquisitiva- es sospechoso que siempre sea él quien te va a consolar- menciono, yo reí un poco.
- Padre, enserio, ¿piensas que estoy con profesor?- me reí, no porque la idea me pareciera tonta, si no que por lo torpe que era mi padre, de venir a darse cuenta en esos momentos que estaba con Christopher. El me miro serio.
- Esto no es un juego- suspiro, yo sonreí de lado.
- Nada lo es cuando se trata de ti padre- dije susurrante, cerrando mis ojos por un mili segundo y volviendo a abrirlos mirándole con una ceja alzada- Nada es un juego si se trata de ti padre- dije mirándole- nada- susurré, “ni siquiera yo, yo soy un nuevo negocio para ti”; pensé para mi misma suspirando, aquello era tan cierto, tan cierto, que dolía…tanto. Negué con la cabeza, no debía dejarme llevar por las emociones, era una orden de mi conciencia, jamás debía hacerlo, esas eran las reglas. Y debía cumplirlas.
- Como sea- escuche la voz de mi padre le mire nuevamente, odiaba verlo y saber que en realidad no le interesaba en lo mas mínimo nada de lo que hiciera o dejara de hacer. Negué con la cabeza y me levante.
- Bye bye padre- dije simplemente, saliendo de la oficina, afuera ya no estaba Jake, Daniel, Ashley o Staicy, no había nadie, las clases habían comenzado, y no había forma de que estuvieran allí, debían estar en las clases.
En el aula de clases [4ºB]
Entre al aula con tranquilidad, todas las miradas se posaban en mi, y ni siquiera me interesaba, fui a mi puesto directamente mi “novio” me hizo el espacio, la clase era de presentación del nuevo profesor jefe, le mire mientras se presentaba, su nombre: Phillips, lindo nombre para ese profesor, pero no me interesaba en lo mas mínimo.
Todo ocurría con una tranquilidad absoluta, la clase seguía como cualquier otra, todos se presentaban ante el profesor, hasta que llego mi turno, la ultima.
- Señorita Van Woodsen- me dijo, yo me encogí de hombros y sonreí con mi mejor sonrisa de superioridad.
- Ay profesor- me queje, luego suspire y seguí con mi sonrisita desesperante- mire- le mire- profesor- dije con una mueca- mi nombre es fácil, todos lo conocen, me conocen todos por Madison Van Woodsen, hija del director, conocida como la señorita perfección, claro, todos muy alejados de la realidad; no me gusta que usted sea mi profesor jefe, me cae mal, ¿comprende?- le mire alzando una ceja, le decía todo sin el menor remordimiento, sin ningún rodeo- y como sabe, nadie aquí me tiene mucha buena por decirlo así- me encogí de hombros- pero no me interesa, pues si tener la amistad de inútiles es verdaderamente necesario, prefiero no tenerla, la mayoría de aquí se acercan a mi porque soy hija del director- me gire a mi curso- que les quede claro a todos, imbéciles- espete- ustedes-no-me-interesan, simple y concreto, no me interesan los inútiles, ¿entendido?- les mire a todos, mientras mi grupito de amigos se mantenían alejados a todo, luego gire al profesor- ¿está feliz, profe?- pregunte con ironía.
El profesor no alcanzo a responderme, pues la campana sonó, hora del recreo, me encogí de hombros y Jake se paro, dejándome pasar y ubicándose a mi lado, mire al profe, negué con la cabeza, y seguí mi camino, afuera, Nicholas Black, un gran conocido, o amigo quizás, me esperaba, otro que formaba parte del grupo, desde afuera, claramente, novio de Daniel, sus ojos eran muy lindos, de color miel, yo los adoraba, aunque prefería los aguamarina, como los de mi profe, pero detalles, su pelo era liso, y de color castaño, sonreí y le salude con mi sonrisa, mientras le señalaba detrás mío, que era donde estaba Daniel, con Luna, su pareja oficial, aunque en realidad esta fuera una pantalla, me encogí de hombros, no entendía a Daniel, todos sabían que ese colegio estaba plagado de homosexuales, tanto en negación, asumidos, e incluso algunos que ya estaban a medias; pero Daniel tenía una imagen que proteger, me molestaba que utilizara a Luna, no sabía si ella lo sabía, pero bueno, da igual, suspire, y bajamos todos al patio, a disfrutar del recreo.
To be Continue…

_________________



Yo soy vigilada por: Renesmée Carlie Cullen
avatar
Isabella M. Swan
Admin●●●All Yours||●The Stupid Lamb●

Mensajes : 404
Fecha de inscripción : 03/06/2010
Edad : 23
Localización : La Push, Washington [Con Jacob]

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.